Cuidados orquídea Phalaenopsis amabilis


Para mí las orquídeas tienen un gran valor sentimental, primero porque la orquídea Cattleya mossiae es la flor nacional de Venezuela, de donde vengo, allá crecen de manera salvaje por el ideal clima tropical. Otra razón muy importante es porque el “tio Hugo”, hermano de mi abuelo fue orquideólogo 

Además, esta bellísima orquídea fue un regalo muy especial y es una Phalaenopsis amabilis. Acá te van mis recomendaciones:

- Temperatura: lo ideal es entre los 20 y 25°C, le gustan los climas cálidos por lo que en invierno no debe estar por debajo de los 15°C. Son propensas a quemaduras por el frío.

- Iluminación: necesita recibir luz brillante pero protegida de los rayos de sol del mediodía y la tarde. En su hábitat natural son plantas de aire o epífitas (crecen sobre los árboles utilizándolos como soporte sin absorber sus nutrientes) por lo que reciben luz tamizada.

- Riego: regar con agua blanda o de lluvia cuando el sustrato esté seco pero sin que se seque por completo. Las raíces son una buena referencia: cuando están recién regadas se vuelven muy verdes y a medida que se van secando se tornan grises. El riego debe ser por inmersión: dentro de un recipiente de mayor tamaño sumerges el tiesto de la planta, dejando las hojas por fuera, durante 5min aproximadamente luego sacas la planta y la dejas escurrir un rato. Nunca debe quedar agua estancada en el cepellón (orificio por donde nacen las hojas) de lo contrario se pudrirá la planta.


- Humedad: necesitan una atmósfera húmeda. Pulverizar las hojas con frecuencia, nunca las flores. Funciona muy bien tenerla sobre piedras mojadas, el agua de las piedras no puede tocar las raíces o éstas se pudrirán.

- Floración: elige siempre las plantas que tengan a la vez flores y capullos, éstos son muy sensibles a los cambios de temperatura y corrientes de aire, por lo que hay que evitarlas tanto en casa como en su traslado: protégelas envolviéndolas con papel o plástico (donde suelen venderlas). Cuando se marchiten las flores se deben ir quitando una a una. Una vez finalizada la floración no se debe cortar el tallo floral, a partir de él nacerán nuevas flores.

- Limpieza: con una paño húmedo limpiar las hojas por arriba y por debajo.

- Trasplante: a las orquídeas les gusta estar apretadas, no te preocupes si observas raíces saliendo de la maceta. Cámbiala en primavera cuando las hojas empiecen a necesitar espacio. Lo ideal es tenerlas en tiestos transparentes para que las raíces reciban luz y hagan la fotosíntesis. Al ser una planta epífita en su hábitat natural las raíces no están enterradas.

- Propagación: separa los bulbos de la planta madre cuando realices el trasplante. Siémbralos en macetas separadas y substrato con corteza para orquídeas, poner tutores a cada planta.

Esta orquídea ya tiene casi 4 meses y las flores siguen intactas ¿qué tal tu experiencia como orquideólogo?



Para cualquier consulta no dudes en contactarme holaplantropica@gmail.com

Suscríbete a la newsletter

* campo obligatorio

/ ( mm / dd )


Comentarios